Historia

Francesco Reiser, ciudadano suizo, llegó a Italia en 1870 y en Gallarate comenzó su actividad en el sector textil, utilizando maquinarias de bordado importadas de San Gallo.

A partir de entonces, a través de varias transformaciones que aparecen documentadas en la Enciclopedia Treccani (volumen número 29, página 230), la empresa de tejidos para camisería de Milán ha llegado hasta nuestros días siempre con la misma imagen, la misma eficacia y con una permanente predisposición a servir a una clientela seleccionada y exigente, siendo esta última una de sus características más distintivas.

Antes de convertirse en 1968 en la actual Manifattura Reiser & Livaditi S.r.l., en la empresa de fabricación de tejidos para camisas trabajaban, además de Francesco Reiser, uno de sus hijos y otro socio, el señor Alessandro Livaditi, que había estado en el sector textil desde los catorce años.
La actividad de la empresa artesanal de tejidos marchaba a toda vela, el trabajo no faltaba, de manera que en 1984 también el hijo de Alessandro, Dario Livaditi, decidió dejar su trabajo como programador informático y entrar en la empresa.

Han pasado más de treinta años desde entonces y hoy Manifattura Reiser & Livaditi S.r.l. ha llegado a su tercera generación: en 2014 comenzó su andadura en la empresa también el hijo de Dario, Alessandro Livaditi, heredero de una marca histórica en el sector de la fabricación de tejidos para camisas y de un saber hacer y trabajar que hunde sus raíces en un remoto pasado.

Un amplio muestrario de tejidos clásicos para camisería y fantasías de temporada en los colores de moda